Consejos de las Tres capas ropa en la Montaña

El material técnico te facilita las cosas, pero es más caro. Si eres principiante, intenta apañarte con lo que tienes en casa o pídeselo a un conocido. Sólo cuando decidas meterte de lleno en este mundillo, plantéate ir adquiriendo material, y siempre, poco a poco, la experiencia te irá aconsejando.

Algunas asociaciones cuentan con material que ponen a disposición de sus socios. Es una de las ventajas de estar asociado. Al margen de que puedes servirte de la experiencia de los más veteranos.

En cualquier caso, intenta adquirir el material en tiendas donde estén más preocupados en aconsejarte que en venderte.

Elegir ropa:

– Decántate por ropa ligera, aislante y transpirable.

– Recuerda: el medio exterior nos proporciona el frío, y nuestro cuerpo, el calor.

– Para vestirnos, seguiremos la regla de las tres capas.

§ Capa interna, en contacto con la piel. Debe ser agradable al tacto, transpirable al sudor, permeable al aire, antialérgica y, si hace mucho frío, térmica. (fácil de lavar). Sería una prenda tipo camiseta transpirable.

§ Capa intermedia, la que retiene el calor. Debe permitir la transpiración, e impedir el paso de la humedad y el frío. El grosor dependerá del frío. Sería una prenda tipo forro polar.

§ Capa externa, la que lucha contra los elementos. Debe ser transpirable, impermeable al agua y el viento, resistente y flexible. Sería una prenda tipo cortavientos.
– No estés sólo preocupado de qué vistes arriba. Los pantalones también son importantes. Las prendas largas dan más calor, pero evitan el roce con los arbustos. También puedes vestir prendas bajo los pantalones (tipo mallas) o por encima (pantalones para la nieve).
Elegir calzado:

– Para caminar largos recorridos por terrenos irregulares, lo ideal es la bota, que protegerá el tobillo de torceduras.

– Deben ser de suela gruesa, antideslizante y con el dibujo de tacos bien marcado.

– No estrenes el calzado en una marcha larga.

– Y a la hora de comprar:

§ Pruébate las dos botas.

§ Con la bota suelta y el pie hacia delante, debe caber un dedo de la mano por detrás.

§ Con la bota atada, los dedos deben poder moverse con cierta holgura.
– Tipos:

§ Senderismo-trekking. Suela flexible, forro muy transpirable, caña media-baja.

§ Media montaña. Suela más rígida, forro grueso, caña media-alta.

§ Alta montaña. Suela rígida, forro grueso, caña media-alta, con membrana.

§ Hielo. Suela rígida, cubierta rígida con tobillo articulado, forro interior térmico, caña alta.

§ Escalada. Pies de gato.
Elegir mochila.

– El tamaño de la mochila:

§ Excusiones de un día: 35 litros de capacidad.

§ Salida de fin de semana: hasta 60 litros.

§ Campamento de 15 días. Incluso superiores.

§ Además, debes tener en cuenta la época del año (ropa de invierno o de verano), la distancia que debes caminar con la mochila a cuestas y si en ese peso has de incluir el saco de dormir, la tienda de campaña, el menaje de cocina…
– Buscamos algo.

§ Cómodo. Correas anchas, almohadilladas y regulables en altura. Debe contar con correas de carga para cintura y pecho. Algunos diseños permiten la ventilación de la espalda.

§ Resistente. Pretendemos que dure.

§ Ligera. Las mochilas con armazón descargan los hombros (el peso cae más en la cadera). Pesan 1-2 Kg más, por lo que no son necesarias para salidas de un día; pero pueden ser recomendables cuando se lleva mucho peso.

§ Impermeable o con una funda impermeable.

§ En las mochilas grandes, que cuenten con una cremallera en la parte inferior, nos facilita el acceso.
Elegir saco de dormir:

– Lo ideal es el saco más ligero, lavable, que nos proteja del frío.

– El saco se conserva mejor desplegado que en la funda.

– No olvidar el aislante, que protege del frío y la humedad. Existen diferentes grosores, autohinchables, colchonetas…

– Los que no saben dormir sin almohada, tendrán que encontrarle un sustituto (almohada hinchable, cojín,…)

– A la hora de comprar el saco, hay que tener en cuenta:

§ El peso, que es el que luego hay que transportar.

§ Las dimensiones, tanto del saco desplegado, como en su funda.

§ La capacidad térmica, expresado en grados. No existe un saco de dormir para todas las temperaturas.

§ La composición: de plumas, sintéticos.
Elegir tienda:

– Debemos considerar: peso, calidad, tamaño-capacidad, facilidad de montaje.

– Los colores claros ahuyentan los mosquitos y evitan el efecto invernadero.

– Hay modelos con porche, suelo integrado,…

– A la hora de comprar. Tipos:

§ Canadiense. Forma triangular, la más clásica. La desventaja es que tiene mástiles interiores. Aunque son muy amplias por dentro.

§ “Igloo”. Forma de media esfera. Es ligera y fácil de montar. Ideal para transportar a cuestas y en acampadas cortas. El igloo para 3-6 personas es el modelo más extendido hoy en día.

§ Familiar tipo “chalet”. Son muy pesadas (imposibles de transportar si no se tiene el coche al lado), pero muy amplias y resistentes. Suelen contar con varios compartimentos. Ideales para acampadas de larga duración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s